sábado, 11 de febrero de 2012

El adepto de la Reina, de Rodolfo Martínez

Nuestro protagonista se llama Brandan, Yáxtor Brandan... y si pidiera un martini seco con vodka, mezclado no agitado, mejor sería mezclarlo con mimo, como si fuera nitroglicerina. Por que las consecuencias podrían ser mucho, pero mucho peores que la fruslería de agitar un barrilito de nitroglicerina.

Sinopsis (de Sportula): Entre los Pueblos del Pacto y el Martillo de Dios existe un estado de guerra fría que se ha prolongado durante más de veinte años. Una guerra sin ejércitos en la que las batallas se libran en la oscuridad y la información es el arma más peligrosa.

En ese mundo (que en ocasiones parece la Edad Media, en otras, el Renacimiento y en otras, el siglo XIX) vive Yáxtor Brandan, adepto empírico al servicio de la Reina de Alboné, un personaje implacable, amoral y carente de escrúpulos que lucha por recuperar su propio pasado mientras intenta impedir que un nuevo jugador en el juego del espionaje ponga fin al mundo, tal como se conoce.


Opinión personal: Antes de escribir nada, he dejado pasar unos días desde que terminé de leer el libro para que se sedimentara y, sobre todo, para que se me pasara la impresión provocada por el... el... bueno, usemos un eufemismo, el energúmeno que protagoniza la novela. No soy de estómago débil, pero el adepto 007... esto... el adepto de la Reina, ya en la sinopsis calificado de “implacable, amoral y sin escrúpulos”, es uno de esos personajes te pueden provocar una úlcera. Sangrante.

Me dejo de bromas, entre ellas la comparación con James Bond, que no es mía sino de D. Rodolfo, el autor, un escritor de ciencia ficción, fantasía y novela negra (o, como en este caso, los tres géneros unidos) que me encanta y del que soy asiduo; más también por su iniciativa en el mundo de la edición, de la que luego hablaré un poco.

El libro... es un remolino de acción, ideas y buen estilo, con una corriente semiescondida que nos hace pensar en el origen de los mitos y una ambientación basada en ese tema que tan bien expresó la Tercera Ley de Arthur C. Clarke: "Cualquier tecnología suficientemente avanzada es indistinguible de la magia".

¿Lo mejor? Tiene una continuación.

Sobre Sportula: es, casi exactamente, mi idea de una editorial en los tiempos que corren (salvo un pequeño defecto). Publica en papel y, una vez agotado el tirón inicial del libro, en digital, sin drm y a unos precios más que asequibles, 1.9 euros el libro. Más que asequibles, ridículos, quería decir. Además, reedita títulos que ya están descatalogados y que son prácticamente inencontrables. El defecto: por ahora Rodolfo se está autopublicando, la editorial, por ahora (repito) se reduce a las obras de un autor... ¿no hay nadie más interesado? La plataforma ya está en marcha...

Valoración: 4 sobre 5

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada